viernes, 12 de diciembre de 2014

#EnfermeríaVisible carrera de fondo

Como sabéis, hace unas semanas se inició el movimiento de #EnfermeriaVisible. Lejos de quedar en el olvido, hoy día 12 del 12, a las 12, se lanza un manifiesto para la enfermería, las organizaciones y los medios de comunicación sobre nuestro papel dentro del sistema sanitario y con indicaciones para que se visibilicen y reconozcan los distintos agentes de salud.

Enfermería, en particular, no es tan solo alguien amable que está en los centros sanitarios para hacerlos más agradables, que también. Somos mucho más, aportamos salud.

Sin más, os dejo el enlace con toda la información de la campaña. www.enfermeriavisible.es 



domingo, 7 de diciembre de 2014

Cómo humillar a una mujer por serlo

Entre las niñas, el trabajo, estudios,...no hay mucho tiempo. No quería dejar pasar esto sin embargo, así que, mientras amamanto escribo en el móvil esta entrada.
Cómo humillar hoy en día a una mujer por el hecho de serlo?
Hay cuestiones de género ya superadas. La ropa, tipo de zapatos, maquillaje, peinado,...ya no son objeto de lo femenino pues los estilos son tantos como personas y féminas. Nos hemos mezclado con lo masculino obteniendo su "derechos": ropa cómoda, calzado ágil, piel limpia,...sin perder por ello nuestra esencia femenina. Ídem con todo lo demás: estudios, actividad política, social, empresarial,... Sin embargo, todo costó conseguirlo.
Ahora que, al menos públicamente, se reconoce la igualdad de la mujer en todos esos aspectos, algunos se agarran a aquello íntimamente e irremediablemente femenino para humillar a la mujer. Quiero pensar que "sin darse cuenta", aunque no por ello menos humillante.
Qué hay más femenino y más único de la mujer que la maternidad?
Periódicamente aparecen noticias en Inglaterra, Estados Unidos, España,... sobre mujeres obligadas a taparse, encerrarse o "invitadas a marcharse" de un sitio público para dar de comer a sus hijos.
Nos escandalizamos de los burkas, y a veces hasta del pañuelo en la cabeza, decimos que son obligadas a llevarlo y lo criticamos. También vemos con horror que las mujeres sean obligadas a estar en otros espacios distintos de aquellos donde estén los hombres. Y sin embargo, qué hacemos en nuestra sociedad con aquella mujer que lo es, que hace lo más propio e indelegable que es, junto con gestar, lactar? Obligamos a que tape a su hijo con un trapo. A que le dé de comer a su hijo en un pestilente y antihigiénico retrete público. A que se marche durante todo el tiempo que dure la toma, durante todos los meses o años que dure la lactancia. 
Es decir, obligamos a la mujer a no estar por serlo.
Más info sobre el tema:
El derecho a amamantar en público http://t.co/BtYJKixwv8 @LactanciaLibre http://t.co/BS0Ai9CYJF

Imagen e información: http://decoracionbebes.com/amamantar-en-publico-un-dilema-en-texas/
Imagen de http://es.paperblog.com/en-tono-de-humor-amamantar-en-publico-asqueroso-645045/
Puedes ponerle colores bonitos si quieres, pero si esto es obligado, que los diseños no confundan.
Para quien no haya lactado, sujetar al bebé correctamente, evitar grietas, recolocar cada vez que el peque se suelta, los discos o almohaditas absorbentes, el suje de piezas, la camiseta o jersey,... Si además tenemos que añadir el estar pendiente del trapo y maniobrar a ciegas, a parte de la NO visión del bebé... Sin palabras.




Porque ninguna madre debería ser recriminada por amamantar en público